Skip to Content

Category Archives: Novedades

Políticas públicas de TIC son el componente clave para el desarrollo de América latina

 

Durante el quinto Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones, llevado a cabo en Cartagena de Indias, Colombia, se desarrollaron intensos y nutridos paneles enfocados en la necesidad de apostar por la consolidación de un mercado único regional y que potencie los procesos de integración y contribuya a que América Latina pueda competir con garantías con las economías más avanzadas.

Para que este proceso sea exitoso y logre un crecimiento integral que incluya a ciudadanos y pequeñas y medianas empresas, deberá estar estrechamente vinculado a los principales desafíos que enfrenta la región, como son el aumento de la productividad y la competitividad, la reducción de las desigualdades o la mejora de las infraestructuras digitales.

Según destacó Mauricio Agudelo, experto en TIC de CAF -banco de desarrollo de América Latina-, hasta la fecha los esfuerzos para crear un mercado digital regional han estado supeditados a las necesidades de cada país y no han existido demasiados incentivos para una integración regional efectiva.

“Deberemos analizar cómo potenciar el comercio electrónico y de bienes entre los países de la región. Para esto será importante estudiar cómo los países de Asia y el Pacífico están desarrollando la economía de Internet, o la visión de la Unión Europea en temas de datos, de geolocalización de firmas o de economía digital”, afirmó Agudelo en un panel de alto nivel organizado por CAF.

Bajo la premisa de que las políticas TIC constituyen el componente clave para el desarrollo de América Latina, se llevó a cabo un panel dedicado a las estrategias TIC orientadas a los sistemas educativos. En los últimos años, muchos países han invertido y desplegado innumerables esfuerzos que aún no logran alcanzar los beneficios proyectados hace una década, especialmente en lo que concierne a la mejora efectiva de la calidad del aprendizaje. Parte de esta asignatura pendiente, se debe a la escasez de infraestructuras de alta velocidad, plataformas innovadoras y contenidos digitales suficientes pero adaptados a las habilidades del siglo XXI.

La inclusión digital y social de millones de niños y jóvenes en el continente conlleva a reflexiones de múltiples y complejas dimensiones. Por ello, es necesario sostener que ante un futuro laboral signado por la economía digital, es preciso profundizar el debate sobre cómo las políticas educativas y la incorporación de TIC en las aulas determinarán con éxito el desarrollo social y cultural de las futuras generaciones.

En este contexto, Fundación PuntoGov tuvo la oportunidad de intervenir y exponer los resultados intermedios de una investigación sobre Educación y TIC en la región, un trabajo conjunto con el equipo de expertos de CAF, el Banco de Desarrollo de América Latina, co-organizador del CLT17. Durante el Workshop “Educación para el Siglo XXI”, se compartieron los primeros hallazgos de una investigación original sobre el estado actual de la DIGITALIZACIÓN DEL PROCESO EDUCATIVO EN AMÉRICA LATINA, una tarea que congregó a expertos en la materia de Colombia, Chile, Uruguay y Argentina.

En lo que se refirió a los Casos de Estudio, Sabrina Diaz Rato, presidenta de PuntoGov, expuso los avances y retos de tres estrategias nacionales: México, Colombia y Perú, un capítulo de dicha investigación de seis meses de trabajo y e n el que participaron Alejandro Herrera, Director de Ciencia, Tecnología y Desarrollo y Paula Toscano, Directora Ejecutiva, ambos miembros del equipo de Fundación PuntoGov.

Los casos examinados permitieron establecer un perfil de patrón comparativo a partir de una nueva matriz de análisis elaborada por el equipo de PuntoGov, con el objetivo de precisar una aprehensión del estado actual del proceso de implantación de las TIC en el segmento educativo y, en la misma pretensión, abrir una serie de nuevos interrogantes cuyas respuestas exploratorias suministren elementos de avance de los programas.

Los resultados finales serán incorporados a un Estudio de CAF y CEPAL que se presentará el próximo año y que aborda de manera integral los determinantes críticos que señalan los puntos de avance en materia de conectividad, dispositivos, contenidos y estrategias de inclusión para la mejora del aprendizaje en los sistemas educativos de América latina. Un tema que despierta, todavía, muchas interrogantes pero también necesidades urgentes orientadas a optimizar los esfuerzos de las estrategias de políticas públicas de TIC y Educación en cada uno de los países de la región.

A este importante encuentro, uno de los más importantes del ecosistema digital, asistieron más de 500 delegados, entre Ministros, CEOs, representantes de organizaciones internacionales y ejecutivos de 30 países, interesados en avanzar en el desarrollo de la economía digital, considerando que el trabajo conjunto y la colaboración entre todos los actores es el mejor camino.

Al cierre, Pablo Bello, CEO de la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET), presentó algunas conclusiones referidas a la necesidad de “construir agendas ambiciosas e innovadoras”.

“Movilizar los recursos públicos y privados para el cierre de la brecha digital es indispensable. El diálogo y la confianza entre todos los actores es necesario para construir políticas con la mirada puesta en el futuro”, enfatizó Bello en contexto de un decálogo de ideas clave en torno a esta necesidad manifiesta.

Por su parte, Sebastián Cabello, Director Regional de la GSMA para América Latina, se refirió la importancia de digitalización de la producción, en particular de las Pymes. “Será fundamental para que la región pueda dar un salto de productividad e insertarse en la economía digital más allá del consumo”.

Este año el CLT se desarrolló en cuatro intensos días de conferencias, seminarios y reuniones, e incluyó un debate sobre cómo la industria móvil contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y el workshop “Redefiniendo los marcos regulatorios para la inclusión digital”. De acuerdo con Daniel Quintero, viceministro de Tecnologías de la Información del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) de Colombia, “el sector de las TIC tiene las herramientas necesarias para resolver los problemas sociales de América Latina”.

La quinta edición del CLT17 se realizó del 20 al 23 de junio en Cartagena y fue organizado por la UIT, CAF, GSMA, ASIET y la CRC y desde aquí se pueden acceder a las presentaciones:

Presentaciones

0 Continue Reading →

Innovación abierta en el sector público

 

De unos años a esta parte, asistimos a la emergencia del poder relacional, de la transversalidad, de la participación. Este es el enclave que da sentido y protagonismo a la tecnopolítica, base sobre la cual se conceptualiza y se acoge una nueva visión de la democracia: más abierta, más directa, más interactiva. Un marco que supera la arquitectura cerrada sobre la que se han cimentado las praxis de gobernanza (cerradas, jerárquicas, unidireccionales…) en casi todos los ámbitos. El ecosistema de la democracia abierta busca analizar los distintos aspectos de esta transformación en marcha. Se trata de una iniciativa que Democracia Abierta impulsa con apps4citizens, Barcelona, plataforma que promueve la creación de tecnología para el compromiso social y político colectivo.

 

La demanda de modelos participativos más abiertos conlleva la creación de espacios más digitalizados, transparentes, horizontales y abiertos en el sector público, pero también el empoderamiento de todos los agentes sociales.

English Português

Por SABRINA DÍAZ RATO

Nuestras instituciones relucen con un brillo semejante al de las constelaciones que, según nos enseñan los astrónomos, ya están muertas desde hace un largo tiempo.

– Michel Serres, Pulgarcita

 

Michel Serres ha sacudido con tanta picardía el polvillo del vocablo «inteligente» que resulta difícil no invocar su retórica para una reflexión seria sobre innovación abierta y democracia. Frente a la era digital, dice el filósofo francés en su libro Pulgarcita, ¿no seremos nosotros mismos quienes estamos condenados a volvernos inteligentes?

Abrumadora, pero muy original, la pregunta nos interpela en muchos sentidos. Pero esencialmente, nos sitúa de manera directa frente a nuestra capacidad de inventar, de crear otras realidades desde una nueva «subjetividad cognitiva», de cambiar el mundo en que vivimos. Como explica Serres, tal subjetividad surge del extraordinario desarrollo científico y tecnológico de las últimas décadas, liberándonos, en forma definitiva, de una innumerable cantidad de procedimientos intelectuales que las tecnologías digitales y los computadores pueden hacer por nosotros.

En esta perspectiva, y pudiendo saltear la «smartización» de conceptos y artefactos, enfocaremos el paradigma de innovación abierta en el sector público como fuente de valor y capital político.  Hoy sabemos que la demanda de modelos participativos más democráticos y abiertos, proviene, ya no de la insuficiencia ejecutiva y administrativa de los viejos sistemas representativos, sino de la propia cultura y conciencia colectiva que reclama, cada vez con mayor énfasis, mecanismos de respuesta contundentes a los desafíos urgentes. Muchos de ellos – los padecemos a diario -, relacionados con la supervivencia del ser humano en este planeta.

La lista de desafíos en una comunidad o una ciudad – chica, pequeña o grande – constituye una lista de retos sociopolíticos interconectados, y están bien definidos. Un artículo reciente de Antoni Gutiérrez-Rubí explica e introduce este fenómeno en una perspectiva de «derechos» y no de «servicios digitales», y esto es importante apuntarlo aquí como contrapeso a las valoraciones exageradas que se han hecho de la tecnología en el ámbito estatal. La esfera de lo público siempre es un todo conflictivo, de tensas relaciones sociales, políticas, económicas y culturales, cuya posibilidad de amortiguar y superarlas está dada por nuevas institucionalidades que conformen un organismo vivo y dinámico preparado para correr el centro de decisiones hacia entornos abiertos, transparentes, digitalizados y horizontales.

El paradigma de innovación abierta, como veremos, puede contribuir muy considerablemente a este desafío. Con el impulso político como punto de apoyo y vector de transformación, podrá favorecer escenarios más articulados, hacer crecer el valor público de las redes distribuidas, retroalimentarse de procesos de creación colectiva y sostenerse en condiciones materiales asentadas en dispositivos democráticos e innovadores. El siguiente repaso por algunas de las experiencias analizadas y un resumen de los conectores más relevantes surgidos de una investigación de la Fundación PuntoGov, nos permitirá anclar el fenómeno.

Aprender de la experiencia de otros

Una real expansión ciudadana presupone enriquecer los elementos que propician la síntesis de una racionalidad gestada a partir de saberes técnicos y no técnicos. Podemos destacar la plataforma brasileña CidadeDemocráticacomo ejemplo de participación colectiva que aprovecha la red y convierte las demandas ciudadanas en fuentes primarias de información y de solución a los problemas.   

La Colaboradora del Ayuntamiento de Zaragoza también es otro modelo que podemos subrayar. Se trata de un espacio físico de inteligencia colectiva donde una comunidad colaborativa de técnicos, diseñadores, creativos y emprendedores crean proyectos sobre la base de definiciones de los retos sociales, en forma colaborativa. Gobernados por la filosofía peer to peer – la cultura del compartir – y el contacto humano, están logrando avances verdaderamente significativos.

Otra experiencia de democracia deliberativa es la de los Juicios Ciudadanos de Uruguay, el único país de América Latina que hasta el momento ha logrado llevar a la práctica las «conferencias de consenso» diseñadas y creadas por el Comité Danés para la Tecnología, organismo independiente asesor del Parlamento. La concepción predominante en este proceso de deliberación de asuntos tan sensibles y controversiales como la minería y la energía nuclear ha llevado a un método para la toma de decisiones colectivas y de solución de conflictos que implica supuestos y justificaciones opuestos a los modelos liberal elitista y republicano.

Viabilizar proyectos de interés común, bajo una perspectiva de innovación en Administraciones Públicas con apertura y en dirección a los consensos, requiere no sólo de rutinas específicas sino también de liderazgo político – un liderazgo político bastante diferente de los tradicionales que gobiernan en estructuras jerárquicas y verticales. Pero para que no resulte trivial decirlo, la primera tarea a desarrollar no sólo es cuestión de incrementar el número de actores sociales o informantes diversos acerca de un problema, sino también de asegurar la sostenibilidad de los proyectos que surjan, puesto que la gran parte de las iniciativas desarrolladas en los entornos de innovación están siempre atravesadas y condicionadas por su contexto organizacional – es decir, por su contexto de dinámica política.

Conectores de innovación

¿Cómo puede contribuir la innovación a la construcción de una democracia abierta? La respuesta, a modo de síntesis, se resume en estos conectores de innovación:

  1. colocando a la innovación y la inteligencia colectiva como centro de las estrategias de gestión pública,
  2. alineando a la totalidad de las áreas gubernamentales a metas claras sobre plataformas asociativas,
  3. corriendo las fronteras del saber y del hacer de las arquitecturas institucionales a la deliberación pública de los desafíos locales,
  4. estableciendo roles de liderazgo, en un lenguaje común que todos comprendan, organizando y planificando la riqueza informativa de las ideas ciudadanas y comprometiendo a los involucrados en la sostenibilidad de los proyectos,
  5. haciendo mapping del ecosistema y estableciendo relaciones dinámicas con los agentes internos y, especialmente, los externos: los ciudadanos,
  6. sistematizando la acumulación de información y los procesos creativos al tiempo de ir comunicando los avances a toda la comunidad a fin de retroalimentarlos,
  7. preparando a la sociedad en su conjunto para experimentar una nueva forma de gobernanza del bien común,
  8. cooperando con universidades, centros de investigación y emprendedores estableciendo mecanismos de recompensa,
  9. alineando personas, tecnologías, instituciones y discursos hacia nuevos hábitos urbanos, principalmente los referidos a sostenibilidad ambiental y servicios públicos,
  10. creando planes educativos y formativos sintonizados con las nuevas habilidades del siglo XXI,
  11. construyendo espacios de incubación de nuevas empresas a fin de dar respuesta a los retos locales,
  12. convocar al capital de riesgo a fin de generar un ensamble satisfactorio entre innovación abierta, políticas de desarrollo inclusivo y productividad local.

En este listado quizá sean dos los componentes determinantes de un proceso efectivo de innovación. El primero es el relacionado con la decisión correcta de aquellos mecanismos a través de los cuales hemos corrido las fronteras hacia afuera para hacer ingresar las ideas ciudadanas en el diseño y co-creación de soluciones. Tarea para nada sencilla, porque requiere de una mentalidad organizativa compartida sobre pautas de cooperación que previamente no existían, y que ahora deben sostenerse en diálogos y dinámicas operativas orientadas a resolver problemas definidos por actores externos – no cualquier problema.

Otro aspecto clave del proceso, asociado con romper las barreras institucionales que circundan y condicionan marcos de acción, es la revalorización de una figura clave que no hemos mencionado en todo este recorrido: los policy makers. Ellos no son, precisamente, ni líderes políticos ni funcionarios públicos. Tampoco son los innovadores. Son quienes en la Administración Pública poseen un incalculable valor de capacidad de gestión y de conocimiento, pero que colisionan constantemente con las resplandecientes constelaciones institucionales que ya no funcionan.

En una palabra, son las personas que gestionan la innovación, no las modas tecnológicas. Y son bien distintas a los innovadores, a los emprendedores, los investigadores, u otros agentes de innovación. La gestión de la innovación no busca la innovación. Busca hacer que las organizaciones innoven y que el poder y la influencia de los distintos actores y ciudadanos en la definición programática de los proyectos de bien común encuentren su punto de equilibrio. El paradigma de la innovación abierta en la Administración Pública, como todo paradigma, agrieta los muros de la burocracia pretérita y pone en jaque el paradigma autocrático que todos conocemos. Y es por ello, y solo por ello, que se retrasa la difícil tarea de llevar a la práctica la reinvención de las instituciones – lo cual implica, en medio de tensiones y resistencias, distribuir el poder y las decisiones en marcos de legitimidad y consensos colectivos. Vale la pena intentarlo, porque la condena de volvernos inteligentes nos está dando una oportunidad histórica de evitar futuros escenarios y patrones civilizatorios extremadamente alarmantes.

El desafío es, al fin y al cabo, poner a los gobiernos a la altura de los niveles que ha alcanzado la cultura digital moderna: una nueva manera de sentir, decir y percibir el mundo.

Fuente original: Open Democracy

0 Continue Reading →

Día de privacidad de los datos: 10 consejos para proteger nuestra privacidad en Internet

Internet Society, la organización internacional que nuclea a profesionales y usuarios de Internet en todo el mundo, preparó estos diez consejos para compartir en comunidad por el Día Internacional de la privacidad de los Datos.
Internet nos ofrece la posibilidad de que todos tengamos voz, pero necesitamos proteger todas las voces. El acoso en línea y el acoso cibernético son reales. Y, en algunos grupos, como las mujeres, están dirigidos más que otros.

Por CHRISTINE RUNNEGAR
Director, Security and Privacy Policy

 

 

1. Conocer el terreno. La Internet es una herramienta poderosa para la comunicación. Aprender a utilizar Internet significa mantener los ojos abiertos ante las buenas y las malas prácticas.

 

2. Mantener la vida privada en privado. Mantenga su información personal separada de su rol profesional. Utilizar diferentes perfiles para diferentes funciones.

 

3. Proteger las comunicaciones. Utilice cifrado de extremo a extremo y la autenticación de dos factores para las comunicaciones confidenciales.

 

4. Ocultar su ubicación. Elimine los datos de ubicación de imágenes y vídeos antes de la publicación. Desactive el acceso a la ubicación de las aplicaciones. No revele su ubicación en los puestos públicos.

 

5. Proteja sus dispositivos. Son más valiosos que cualquiera de las joyas. Protéjalos de manipulación, tanto física como digital. Utilice el cifrado y credenciales de acceso.

 

6. Prepararse para un ataque. Encuentre aliados y prepare un plan para lidiar contra el acoso en línea, doxing y otras formas de abuso. No alimente a los trolls! No merecen su atención.

 

7. Mantenerse firme. No deje que los matones cibernéticos socaven lo que está haciendo. Demuestre que no tiene miedo. Otros permanecerán con usted. Esté dispuesto a pedir ayuda.

 

8. Cuidado con los caballos de Troya. Esté atento a los estafadores. Compruebe la identidad antes de conectar con alguien nuevo. Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo es! Dirigir.

 

9. Comparta su experiencia con otros. Que la gente sepa que usted está allí para ayudar.

 

10. Proteger a los demás. Si aloja un contenido generado por otros usuarios, evitar que los usuarios publiquen mensajes abusivos y despectivos. Ayude a eliminar la información personal que ha sido expuesta para herir a alguien. Reporte a los delincuentes en línea.

 

Comparta su conocimiento con los demás. Una forma eficaz de contrarrestar el abuso en línea, las amenazas y la violencia, es compartir nuestro conocimiento con los demás. Comparta estos consejos con alguien cercano a usted!

 

Fuente original: https://www.internetsociety.org/blog/public-policy/2017/01/shield-sword-10-tips-protect-yourself-online

 

0 Continue Reading →

Abrieron la convocatoria para los Premios ASIET Ciudades Digitales 2017

La Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) volverá a premiar a los mejores proyectos en materia de Smart Cities de municipios en nuestra región. La premiación tendrá lugar en el XVIII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales. El periodo de postulación estará abierto hasta el 24 de febrero de 2017.

 

Hasta el día 24 de Febrero de 2017 están abiertas las postulaciones para participar de los premios “ASIET Ciudades Digitales 2017 ” cuyo objetivo es localizar y premiar prácticas de buen gobierno local que tenga como resultado la mejora de la calidad de vida del conjunto de su comunidad a través del uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Los municipios interesados en participar pueden encontrar las bases generales del premio aquí.

Estos galardones reconocen en cinco categorías diversas a las mejores iniciativas digitales de localidades provenientes de toda Iberoamérica y destacan las iniciativas que están implementando los diversos gobiernos municipales para transformar sus ciudades en entornos inteligentes, con servicios y soluciones orientadas a facilitar la vida de sus ciudadanos.

Los ganadores expondrán sus proyectos en el XVIII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales.

Las 5 categorías que se premiarán son:
1- TIC para la Seguridad. Premia la mejor práctica en la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para la prestación de servicios de seguridad en las ciudades.

2– Alfabetización Digital. Reconocimiento a iniciativas que trabajen por incluir en la Sociedad de la Información a sectores de la población donde la brecha digital es mayor (Tercera Edad, jóvenes, sectores socialmente desfavorecidos, población rural o mujeres), además de iniciativas destinadas a la creación de contenidos locales y al desarrollo de aplicaciones.

3- Participación Ciudadana y Gobierno Abierto. Premia la mejor práctica o iniciativa de empoderamiento ciudadano. Con especial atención a Tic para que los ciudadanos participen en la gestión del municipio. Modelos de comunicación de la ciudadanía con los gobiernos municipales. La transparencia, y la consulta ciudadana.

4- Gestión Ambiental. Premia la mejor práctica en gestión medioambiental en Energía, Residuos, Aguas, etc. a nivel municipal entre estas tres diferentes opciones. Con especial atención al uso de las TIC para optimizar la gestión y costo de servicios.

5- Desarrollo de la economía digital. Premia los esfuerzos desarrollados para impulsar emprendimientos relacionados con las TIC. Talleres y cursos, incubadoras de Startups, incentivos al emprendedurismo digital o al desarrollo de startups locales. También se reconocerán los esfuerzos de los municipios para el desarrollo de la economía digital local con el impulso a través del uso de las TIC de sectores como el turismo, el diseño urbano, o las infraestructuras.

Durante la XVII edición de Ciudades Digitales llevada a cabo en Montevideoen el mes de Septiembre de 2016, se entregaron los premios de la edición anterior en la cual se reconoció a los municipios de Medellín, Salta, Miraflores y Central de Paraguay como las Ciudades Digitales de 2016.

Descargue aquí las bases del concurso.

Pueden descargar el formulario para presentar su candidatura señalando la categoría en la que desea participar:

Tic y seguridad
Alfabetización Digital
Participación ciudadana y gobierno abierto
Gestión ambiental
Desarrollo de la economía digital

0 Continue Reading →

“Iguales”, una Alianza Mundial para la igualdad de género en la era digital

Esta alianza trata de crear un movimiento mundial imparable en el que mujeres y niñas sean participantes en pie de igualdad en la revolución tecnológica.

 

La UIT y ONU Mujeres lanzó La Alianza Mundial para la igualdad de género en la era digital, una coalición de programas dedicados a las mujeres y las niñas en la tecnología, con una visión de aprovechamiento del poder de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) modernas a fin de acelerar los avances mundiales para colmar la brecha digital de género.

“Ha llegado el momento de hacer que el mundo sea más igual”, declaró Houlin Zhao, Secretario General de la UIT. “Las TIC son una senda fundamental para la igualdad de género y la emancipación de género. Así pues, hoy me cabe el honor de anunciar – junto a ONU Mujeres – el lanzamiento de la Alianza Mundial para la igualdad de género en la era digital, un programa en el que colaboraremos con otros asociados a fin de generar un movimiento mundial imparable, en el que las mujeres y las niñas sean participantes en pie de igualdad en la revolución de la tecnología digital. Grandes desafíos como éste requieren datos de más calidad, del mismo modo que los problemas globales requieren una acción global.”

Como organismo especializado de las Naciones Unidas para las TIC, la UIT calcula que hay cerca de 250 millones de mujeres menos que de hombres en línea. En la publicación ICT Fact and Figures 2016 se sugiere que la brecha de género entre los usuarios de Internet de todo el mundo creció desde el 11 por ciento en 2013 al 12 por ciento en 2016. Con un 31 por ciento, la brecha más importante sigue estando en los países menos adelantados del mundo. ONU Mujeres ya se ha convertido de hecho el organismo de la igualdad para las mujeres en todo el mundo. Y la UIT es el organismo señero en materia de recopilación de datos e intercambio de conocimientos de TIC. Juntos, ambos organismos están retando a su amplia red de empresas privadas, sociedad civil, gobiernos y la familia de las Naciones Unidas para que den un paso adelante y hagan posible que las mujeres y niñas de todo el mundo contribuyan a un renacimiento digital.

“La sociedad de la información está incompleta sin la inclusión, contribución y el liderazgo de las mujeres y las niñas”, dijo Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres. “Tienen que tener acceso a las TIC, y tenemos que desarrollar sus capacidades para el uso de la tecnología. Esto es algo esencial a efectos de la realización de los derechos de las mujeres a todos los niveles, y puede ser un verdadero impulso de progreso acelerado para lograr el cumplimiento de la Agenda 2030.”

En todo el mundo se reconoce que las TIC son un catalizador para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, y más concretamente el ODS 5, orientado a lograr la igualdad de género. El hecho de aumentar el acceso, las calificaciones y el liderazgo de las mujeres y las niñas en las TIC presenta un enorme potencial a la hora de mejorar su salud y de emanciparlas a través del acceso a las oportunidades de información, educación y comerciales, fortaleciendo las familias, las comunidades, las economías nacionales y – en último término – la sociedad global en su conjunto.

LA UIT y ONU Mujeres se han asociado al empresario en serie whurley y fundador de Honest Dollar (también conocido como William Hurley) que llevará a cabo una intensa campaña de implicación y divulgación a escala mundial. “Durante toda mi carrera profesional he defendido el acceso generalizado a la información y a las tecnologías”, declaró Whurley. “Estas tecnologías son capaces de cambiar las vidas, reinventar las industrias y crear economías completamente nuevas. Las mujeres y las niñas desempeñan un papel esencial y resultan fundamentales para un ecosistema de innovación. La igualdad de género tendrá que ser el centro de atención de la industria tecnológica si queremos seguir innovando en el futuro.”

La Alianza Mundial para la igualdad de género en la era digital se centrará en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5b:

Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC), para promover el empoderamiento de las mujeres.

La Alianza Mundial prestará especial atención a tres áreas de acción:

  • ACCESO : Lograr la igualdad de acceso a las tecnologías digitales.
  • CALIFICACIONES: Empoderar a las mujeres y niñas calificadas para que se conviertan en creadoras de TIC.
  • LÍDERES: Promover a las mujeres como dirigentes y empresarias de TIC.

 

Revestirá la forma de una amplia asociación mundial de programas dotados de la misma orientación en los sectores tanto público como privado, con la misión de colmar la brecha digital de género en todo el mundo.

Las cifras de la UIT muestran que las tasas de penetración de Internet son más elevadas para los hombres que para las mujeres en todas las regiones del mundo. Además, hay 1.700 millones de mujeres en países de ingresos medios o bajos que siguen sin disponer de un teléfono móvil (GSMA, 2015), y son menos las mujeres en la fuerza laboral de las TIC en todos los niveles y en todos los países. La brecha resulta especialmente pronunciada en los puestos de alta dirección. Empoderar a las mujeres y las niñas mediante calificaciones de TIC podría resolver las carencias previstas de dos millones de empleos en el sector de la tecnología en los próximos cinco años.

La Alianza Mundial aprovechará los grandes volúmenes de datos, las mediciones y las evaluaciones para alcanzar tan ambiciosas metas globales. Se invita a todas las empresas privadas, las ONG, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil a sumarse a este movimiento mundial.

 

0 Continue Reading →

Gobernar el ‘Open Data’

  • Hoy la información pública puede compartirse y reutilizarse, pero aún desconocemos si este cambio ayuda a aumentar la confianza en las instituciones y su legitimidad democrática.
  • Publicar datos como los horarios de transporte, los registros de criminalidad o los índices de contaminación ha generado nuevas dinámicas entre la Administración, la ciudadanía y las empresas.
  • Parece evidente que los datos y la política irán cada vez más entrelazados. Y a pesar de que estos puedan ser neutrales, su uso y difusión no lo es.

 

Por Antoni Gutiérrez-Rubí
@antonigr

270-thumbnailSegún la International Data Corporation, una compañía especializada en el análisis de los mercados tecnológicos, la estimación de negocio alrededor del Big Data en el mundo crecerá desde los 122.000 millones de dólares de 2015 a los 189.000 en 2019.  “Los datos son el petróleo del siglo XXI”, afirman expertos y analistas. Detrás de ella se esconde el rápido desarrollo de todas las industrias digitales, así como las oportunidades de negocio y las profesiones que han nacido con ellas y una concepción de nueva era. Este recurso inagotable está brindando oportunidades para las personas y organizaciones que están entendiendo el nuevo paradigma y saben trabajar con él.

Pero la revolución no se limita a la esfera económica. Los datos y la capacidad para capturarlos, transmitirlos, analizarlos y obtener nuevos aprendizajes también han cambiado las reglas de juego para el ámbito de la gestión de lo público y lo político, que entre otras prácticas ha descubierto la capacidad para compartir todo tipo de información con la ciudadanía de forma que aquélla pueda ser reutilizada. Es lo que conocemos como Open Data.

La expansión del fenómeno de los datos abiertos en los últimos años es incuestionable. Desde que en el año 2009 el Gobierno estadounidense lanzó el portal data.gov, en el que abrió todos los datos salvo los de carácter personal o que tuvieran relación con la seguridad del Estado, han sido más de 70 países los que han seguido su ejemplo, y centenares de administraciones regionales y locales, la mayoría correspondientes a países desarrollados.

La publicación y difusión de datos públicos tiene como objetivo facilitar su acceso y permitir la reutilización. En su origen se encuentra la necesidad de cumplir con ciertos criterios de transparencia, incluso para facilitar la participación ciudadana, aunque también se busca promover la innovación y la actividad empresarial alrededor de estos datos, así como una mejora en la toma de decisiones.  En la mayoría de los países desarrollados el sector público es el primer empleador, y su capacidad de gestión de la información prima (la nueva materia prima) es un poderoso caudal de posibilidades.

Publicar datos como los horarios de transporte, los registros de criminalidad, los índices de contaminación, entre otros, ha generado nuevas dinámicas y colaboraciones entre la Administración, la ciudadanía y las empresas. Compartir datos públicos abre espacios para la cogestión de servicios y la colaboración público-privada. A pesar de ello, aun ahora, cuando han pasado años desde el despegue de este ejercicio de transparencia, seguimos con la duda de si esta apertura masiva de datos ha sido capaz de generar una gran transformación.

El análisis del Big Data se convertirá en un elemento clave en el desarrollo económico, y es la base a partir de la cual se diseñarán muchos procesos de innovación, y por tanto el necesario aumento de la productividad que lleva al crecimiento. Ya en Europa este sector es uno de los principales motores de empleo, tanto es así que ahora la duda es si los distintos mercados de trabajo están preparados. Todo parece indicar que no es así, pues sólo en Estados Unidos se prevé que en 2018 tengan un déficit de entre 140.000 y 190.000 analistas de datos, según la consultora McKinsey. Esta es la razón, seguramente, para que la UE haya apostado por el Big Data como la nueva centralidad competitiva.  El Horizonte 2020 (H2020) es el nuevo programa europeo de investigación e innovación de la Unión Europea para el período 2014-2020. El plan de 70.000 millones de euros pretende acelerar la financiación de proyectos de I+D y que la innovación llegue al mercado y a toda la sociedad.

CUATRO DESAFÍOS PARA EL FUTURO

Existe un cierto acuerdo entre los expertos sobre el hecho de que facilitar el uso de los datos y empoderar a los ciudadanos —formarlos— para que los usen a fin de solucionar problemas que les sean cercanos son los retos más próximos para afrontar los cuatro desafíos más inmediatos del Open Data.

Primero. Ser capaces de entender qué ocurre una vez que se han liberado los datos. La mayor parte de las administraciones no tienen forma de trazar losoutputs que se generan con sus datos: quién los está utilizando, para qué, con qué resultados… Monitorizar el uso que se hace de toda la información es prioritario si queremos entender qué funciona y qué no.

Segundo. Asegurarse de que los datos que se generan con dinero público se abrirán lo antes posible, que lo harán en los formatos adecuados y con licencias para que se puedan reutilizar libremente. Esta prioridad implica que la apertura de datos, en lugar de ser el final de un proceso, debe situarse en el centro del proceso. Dicho de otra forma, la Administración es la primera que debe trabajar con estos datos no sólo como medida de transparencia, sino para ir avanzando hacia un modelo de toma de decisiones basado cada vez más en la evidencia. Para hacerlo habrá que incorporarlos en las tareas habituales, de forma que los datos abiertos ya no serán sólo el resultado final del proceso, sino que forman parte de cómo se ejecutan estos procesos.

Tercero. Preparar a las administraciones no sólo para compartir datos propios, sino para trabajar con datos externos. A pesar de que va más allá de la idea original de Open Data y transparencia, lo que trata es de generar nuevos sistemas de colaboración entre las instituciones y empresas que son capaces de explotar elsmall data, es decir, los datos que generamos los usuarios cotidianamente con nuestros smartphones. De esta colaboración existen múltiples ejemplos, como el proyecto entre Strava, la App móvil que usan miles de usuarios para registrar sus desplazamientos cuando corren o van en bicicleta por la ciudad, y el departamento de Transporte del estado norteamericano de Oregon.  En mayo de 2014, la Administración y la App acordaron que el departamento pagaba 20.000 dólares para acceder y analizar los datos generados en su estado. El objetivo era mejorar las políticas de movilidad a través de un conocimiento que hasta ese momento la Administración no tenía, algo tan sencillo como saber por dónde circulaban los ciclistas.

Cuatro. Por último, el reto quizás más complicado y a la vez más dependiente de los otros tres, es el de mejorar la confianza de la ciudadanía en los datos abiertos. Las dudas sobre la utilidad real de estos datos en comparación con otras políticas que se consideran prioritarias, hacen que estas medidas no reciban la atención esperada. También las dudas legítimas sobre la privacidad o la comercialización de lo personal añaden no pocas incertidumbres. Ahora muchos especialistas plantean la necesidad de construir un relato que permita difundir con mayor éxito este tipo de iniciativas. La vía para hacerlo no es otra que mostrar los beneficios que los datos pueden aportar a la sociedad en términos de mejoras en las políticas sociales, transparencia, colaboración entre el mundo público y el privado, y por supuesto en el aspecto económico.

Es de esperar que estos desafíos se debatirán en el próximo congreso sobre Open Data que se celebrará en Madrid el 6 y 7 de octubre, así como muchas de las prácticas que concretan cada desafío aparecerán en el Open Cities Summitorganizado en MediaLab-Prado.

Después de una explosión inicial estamos en pleno proceso de maduración en el debate sobre qué hacemos con los datos que generamos. Las sociedades vamos a tener que decidir cómo usamos los datos de la esfera política. El dilema no es menor. Como apunta Alec Ross, autor del libro Las industrias del futuro: “Las decisiones que tomemos sobre cómo queremos gestionar los datos serán tan importantes como las decisiones sobre gestionar la tierra en la época agrícola o sobre cómo gestionar la industria durante la revolución industrial”. Parece evidente que los datos y la política irán cada vez más entrelazados. Y a pesar de que estos puedan ser neutrales, su uso y difusión no lo es. De qué camino tomemos dependerá la forma cómo nos gobernemos.

Antoni Gutiérrez-Rubí es asesor de comunicación.

Fuente original: http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/Gobernar-Open-Data_6_558254178.html

 

0 Continue Reading →

Las brechas digitales aumentan las brechas sociales

Por Sabrina Díaz Rato (*)

 

dsc_8406-pEl último informe “Iniciativas para el cierre de la brecha digital” del Centro de Estudios de Telecomunicaciones de América Latina (Cet.la) revela que la mitad de la población de América latina no accede a los servicios de Internet. La razón de este desequilibrio se debe a los altos costos de las tarifas y la escasez de políticas de inclusión y promoción de la economía digital. El estudio, además, arroja otro dato considerable, y es que, para poder acceder a la banda ancha móvil o fija, las personas deben destinar entre el 25 y 50 por ciento de sus ingresos económicos, dependiendo de cada país de la región.

¿Qué consecuencias tiene para la sociedad este cuadro de desigualdades y cuáles son los vectores de respuesta para disminuir la brecha? La primera consecuencia, y la más alarmante, es la profundización de las asimetrías sociales, de distinto orden, pero de igual relevancia porque hoy el desarrollo humano en nuestro continente está totalmente conectado a las tecnologías de la información y la comunicación.

En la actualidad, que 1 de cada 2 personas no tengan acceso a Internet, quiere decir que la mitad de la población en América latina no tiene recursos esenciales para elevar sus estándares de vida. Si la tendencia no se revierte en forma urgente, estos desajustes impactarán en forma dramática en el desarrollo económico, social, político y cultural de nuestra región.

Otra consecuencia, desde la perspectiva estatal, es todavía más preocupante. Los gobiernos, en todos sus niveles, no logran desplegar de modo efectivo los servicios públicos fundamentales en complejos urbanos o rurales porque aún no están conectadas y alfabetizadas digitalmente las sociedades que gobiernan. Otro factor que retrasa el desarrollo. Porque sin tecnologías de gestión resulta prácticamente imposible establecer los patrones de demandas y dar solución concreta a los problemas de cada comunidad. En nuestro contexto histórico, hoy ya es totalmente factible y asimilable para los presupuestos públicos emplear las herramientas digitales disponibles para garantizar derechos y legitimar las acciones de gobierno.

Esta legitimación puede darse por distintos mecanismos. Pero definitivamente, quienes no impulsen las políticas de infraestructura, conectividad y servicios, inclusión digital y alfabetización, tanto hacia dentro como hacia fuera del Estado, harán que el escenario social en América latina se vea cada vez más oscurecido por agudas contradicciones sociales y políticas.

La mejora de la calidad de vida de las personas hoy depende del acceso a los servicios públicos gestionados por el Estado. Sin duda, hemos visto esfuerzos notables y muchos de gran valor así como también algunas prácticas de impacto real de la mano de la iniciativa de actores privados y de la sociedad civil. Pero todavía queda un largo camino por recorrer en materia de innovación pública y proyectos de gran escala que vinculen las TIC con necesidades sociales reales.

Así pues, en mi opinión, es imperioso pensar soluciones para reducir las brechas sociales y para ello Internet y las tecnologías digitales representan una fuente decisiva de poder de transformación. Si prescindimos de las TIC para el desarrollo latinoamericano, y como eje transversal de las agendas de problemas reales, seguiremos asistiendo al incremento ya no de la brecha digital, sino de la más importante, la brecha social: una responsabilidad que no podemos dejar de asumir como protagonistas del cambio, defensores de una sociedad moderna, económicamente sustentable, inclusiva y desarrollada.

(*) Columna de opinión publicada en la revista http://asiet.lat/ edición Septiembre, 2016

0 Continue Reading →

Estas son las ciudades digitales 2016 galardonadas por ASIET

Durante el XVII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales llevado a cabo en Montevideo el pasado 8 y 9 de septiembre se premiaron a las ciudades latinoamericanas más innovadoras en TIC y Seguridad, Alfabetización Digital, Participación Ciudadana y Gobierno Abierto.

Las ciudades galardonadas de este año fueron las siguientes:

Medellín (Colombia) destacada en la categoría de Seguridad Ciudadana por su proyecto Seguridad en línea.

Andrés Felipe Preciado Restrepo, Subsecretario Operativo de Seguridad de la Alcaldía de la ciudad colombiana comentó: “Estamos muy contentos por este premio que recibió nuestro proyecto por parte de ASIET, porque ratifica un compromiso de Ciudad, ya no solo de Gobierno, en relación a ampliar los mecanismos de denuncias ciudadana”. Sobre el trabajo, destacó que“Seguridad en línea logró acercar a las personas la posibilidad de denunciar de manera no presencial tanto anónima como penalmente y eso para nosotros fue muy importante en la medida que nos permitió un acercamiento mucho más preciso a los hechos que estaban aquejando la seguridad de los ciudadanos y además conocer la real victimización de la ciudad”.

En la categoría de Alfabetización Digital, Central de Paraguay fue distinguida por sus buenas prácticas con el proyecto Central Trilingüe.

Blas Lanzoni, Gobernador de Central recordó que “en la República del Paraguay, tenemos dos idiomas oficiales: El castellano y el guaraní. En la Gobernación del Departamento Central llevamos adelante un proyecto denominado “Central Trilingüe”, que nos permite la enseñanza del Inglés a través de una plataforma Interactiva que permite que más de mil alumnos del nivel medio, tengan la posibilidad de acceder al aprendizaje de un idioma que nos permite conectarnos con el mundo”. El gobernador quiso transmitir el “agradecimiento a ASIET por este reconocimiento que nos motiva y nos obliga a seguir apostando fuertemente al uso de la tecnología en la educación. Una herramienta que nos permite llegar a todos los estratos sociales sin que existan excluidos y todos tengan la oportunidad”.

Por su parte, Salta (Argentina), fue el municipio vencedor en la categoría de Gobierno abierto por el proyecto Salta Activa.

“Este reconocimiento internacional es un orgullo para los salteños y una muestra de cómo, en poco tiempo, trabajando en equipo y con eficiencia se puede aplicar la tecnología para acercar los gobiernos a la gente y generar espacios de participación mejorando la calidad de atención al vecino. De eso se trata modernizar”, señaló Gustavo Sáenz, Alcalde de la Ciudad.

La municipalidad peruana de Miraflores fue premiada en materia de Participación Ciudadana con su iniciativa “Miraflores 2.0: Sistema de atención al vecino a través de Internet.

Jorge Muñoz Wells, Alcalde del municipio, mencionó que “agradecemos profundamente el reconocimiento de la ASIET para con nuestro proyecto· Este proyecto, señaló, “nos ha permitido posicionarnos como un distrito pionero en la gestión inteligente de la administración municipal en el Perú, a través del uso de las herramientas digitales para la mejora continua y la generación de valor público”.

Por su parte, Pablo Bello, director de ASIET, destacó en su discurso inaugural: “los servicios y aplicaciones de internet son una capa necesaria. Como lo es la infraestructura de telecomunicaciones, los sensores, las redes 4G, el IoT, los satélites y la fibra. Pero si algo hemos aprendido tras 17 años de encuentros de Ciudades Digitales, es que el factor que hace la diferencia no es el tecnológico, sino que somos nosotros, quienes vivimos la ciudad, los ciudadanos en comunidad, y que es fundamental la visión, el liderazgo y el coraje de las autoridades para emprender el camino largo de transformaciones paradigmáticas”.

La XVII edición del encuentro que año tras año pone de relieve los avances de las ciudades de la región en materia de TIC y servicios al ciudadano de base tecnológica, se realizó en el marco de la Green Standards Week, evento internacional coorganizado por UIT, CAF, CEPAL, ASIET y la Intendencia de Montevideo.

0 Continue Reading →

Montevideo marcará la ruta TIC hacia ciudades más inteligentes y sostenibles

  • Entre el 5 y el 9 de septiembre la capital uruguaya acogerá la 6ª Edición de la Semana de las Normas Verdes organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Intendencia de Montevideo (IM), la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Centro Regional del Convenio de Basilea para la Región de América del Sur (CRBAS) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

 

  • Este año la Semana de Normas Verdes estará dedicada al tema “Formando Ciudades Inteligentes y Sostenibles: hacia Hábitat III.

 

  • En el marco del evento se celebrará el XVII Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, en el que ASIET premiará a las mejores iniciativas sobre uso de las TIC para mejorar la calidad de vida en los municipios de la región. Las ciudades interesadas, pueden postularse hasta el 20 de agosto. Ver bases del premio

Durante el encuentro se tratarán temáticas como el desarrollo de ciudades inteligentes y sostenibles, el tratamiento de los desechos electrónicos, el desarrollo de aplicaciones y soluciones innovadoras, el Gobierno digital, la economía colaborativa o las ‘Ciudades sostenibles e inteligentes en el Programa para el Desarrollo Sostenible 2030’.

La Semana de Normas Verdes se celebra desde el 2011 y actúa como una plataforma mundial para el debate y el intercambio de conocimientos, a fin de lograr una mayor sensibilización respecto de la importancia y las oportunidades de utilizar tecnologías de la información y comunicación (TIC) para proteger el medio ambiente y acelerar la transición a las ciudades inteligentes y sostenibles. Asimismo, durante esta semana se reúnen a grandes especialistas en este campo, desde altos responsables políticos hasta ingenieros, planificadores de ciudades inteligentes, funcionarios públicos, organismos reguladores, expertos en normalización, Instituciones Académicas, entre otros.

El Vicesecretario General de la UIT, Malcolm Johnson, expresó: “América Latina es el destino perfecto para la celebración de este evento ya que representa un gran avance en el desarrollo de ciudades inteligentes y sostenibles. Asimismo, nos sentimos privilegiados de poder tratar temas similares en la mira de Hábitat III, una de las primeras cumbres mundiales de las Naciones Unidas después de la adopción de la Agenda de Desarrollo Post-2015 y que también se celebrará en América Latina.

Por su parte, el Intendente de Montevideo, Daniel Martínez, señaló que la capital uruguaya “es un escenario excepcional para el desarrollo del evento ya que es una ciudad que mira al mundo y que ha sido un eslabón estratégico del proceso de integración regional. Desde el gobierno de nuestra querida ciudad hemos apostado fuertemente a la planificación estratégica de una urbanidad sostenible, adaptada a las nuevas tecnologías, inteligente, que brinde oportunidades de cercanía entre la ciudadanía y los servicios públicos, facilitando también el control ciudadano de la gestión. Es un honor para nosotros recibirlos y trabajar en conjunto, haciendo sinergia hacia el Habitat III”.

El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) apoya esta iniciativa en el marco de su Programa TIC, creado con el propósito de expandir el ecosistema digital en la región. El sector TIC es prioritario para CAF y está alineado con la estrategia de transformación productiva que asegure mejores tasas de crecimiento en las ciudades. De esta forma, eventos como la GSW, en el cual se presentarán los mejores ejemplos de digitalización urbana, sirven para demostrar cómo las ciudades pueden apalancarse en la conectividad de dispositivos y tecnologías digitales de conectividad y monitoreo para proveer una serie de servicios públicos, económicos y sociales más amplios y eficientes. Generar una economía y ecosistema digital a nivel de ciudades, con bases tecnológicas y científicas bien definidas, puede ser el factor determinante en la creación de capacidades para el desarrollo de los países de la región.

Además, el Encuentro Iberoamericano de Ciudades digitales organizado por ASIET llega por primera vez a Montevideo con su XVII edición tras su exitoso paso por Santiago de Chile (2015), Málaga (2014) y Quito (2013). El Director Ejecutivo de ASIET, Pablo Bello, destaca que “nuestra asociación fue pionera hace más de 15 años en impulsar un foro de debate sobre el desarrollo digital de las ciudades, con una mirada integral donde las TIC son un medio y no un fin”. Según Bello “estamos en un momento clave para el impulso de la economía digital en América Latina, debemos culminar el cierre de la brecha digital y transitar del internet del consumo al internet de la producción”. En este sentido, “las ciudades deben de ser un motor para este desarrollo económico y social. Lo que distingue este encuentro es el enfoque humano: la mirada sobre cómo mejoramos los servicios sociales, el acceso a la cultura, el transporte público o la participación ciudadana; al tiempo que desarrollamos localmente la economía digital”, afirmó el economista chileno.

Además, en el marco del Encuentro se entregará los premios ASIET ‘Ciudades Digitales 2016’ a las mejores iniciativas sobre uso de las TIC para mejorar la calidad de vida en los municipios de la región.
Pueden consultarse las bases de los premios aquí.

Mayor información sobre la Semana de Normas Verdes podrá ser encontrada en el siguiente enlace.

0 Continue Reading →

Por una vicepresidencia digital

270.thumbnailPor Antonio Gutiérrez-Rubí

@antonigr

 

La XII Legislatura ha arrancado con la constitución del Congreso de los Diputados y sus órganos de dirección. Tenemos Congreso, pero no Gobierno, todavía. Y parece que no hay, de momento, un escenario despejado. Quizá es la hora de recordar que lo importante no es tener simplemente un Gobierno, sino un buen gobierno: el que se necesita para abordar, en profundidad, los retos que tenemos. Desafíos inaplazables, urgentes, críticos.

No hay duda de que entre esos retos se encuentra el de la economía digital como una grave y persistente asignatura pendiente. Estamos retrasados y sin una estrategia nacional completa. El Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) de la Comisión Europea ha actualizado recientemente sus métricas, en las que se puede observar que pese al rápido crecimiento producido en los dos últimos años, España ocupa el puesto 15 de los 28 en el uso de internet, en la conectividad o la integración de las tecnologías digitales.

El conjunto de indicadores y de índices publicados reflejan déficits, algunos críticos. Nuestro modelo productivo necesita una profunda transformación y no parece que seamos conscientes de que el futuro del empleo en España —nuestra prioridad principal— pasa, en buena medida, por la economía del conocimiento alineada con el cumplimiento de los acuerdos COP21 y los objetivos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

La economía digital no es sólo un nuevo sector de gran peso (el que más empleo genera en toda Europa) sino un nuevo ecosistema que lo transforma todo, como pone de manifiesto el Índice sobre la Vida Digital (Index on Digital Life), que Telefónica publicó este pasado mes de junio. En los comités de dirección de la mayoría de las grandes compañías españolas del Ibex 35, en los dos últimos años, se ha producido un cambio relevante en la actitud hacia el mundo digital que les ha llevado a incorporar la transformación digital en la estrategia de negocio de manera acelerada. Mientras, las compañías de nueva creación y las startups son más rápidas y ágiles en adaptarse al nuevo ecosistema. Hoy, el poder ya no depende del tamaño o la posición, sino de la conexión y la relación. Los nuevos emprendimientos lo entienden perfectamente, los caducos modelos se resisten y se defienden, a riesgo de descarrilar.

Para mejorar, el tejido empresarial español debería, tal y como se pone de manifiesto en el Informe DESI de la Comisión, anteriormente mencionado, ocuparse de transformar los modelos de negocio y no sólo digitalizar procesos. La revolución digital es un cambio cultural y no un programa de inversión en software. Además, estamos sentados sobre un polvorín.

España es disfuncional y está en riesgo de brecha digital, territorial y generacional: por un lado, tiene una alta tasa de conectividad, (el 77% de los hogares dispone de redes de banda ancha) y somos líderes en algunos servicios públicos digitales. Pero nuestros desempleados tienen niveles muy bajos de competencias digitales y son no aptos para la demanda actual en la sociedad de internet. El vínculo causal desconectado-desempleado es cada vez más peligrosamente evidente como pone de manifiesto el profesor Calestous Juma de la Kennedy School of Government de Harvard en su libro La innovación y sus enemigos: por qué la gente se resiste a las nuevas tecnologías.

En este sentido, las opiniones fundamentadas que insisten, desde diferentes responsabilidades y competencias, en la necesidad de convertir la prioridad digital en una prioridad de gobierno con mayor capacidad son cada vez más potentes. La ASTIC (Asociación Profesional de Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información de las Administraciones Públicas), por ejemplo, considera que la transformación digital de España sólo será posible si el nuevo Gobierno la convierte en un objetivo común de país y cree que para ello sería conveniente crear un consejo digital, de carácter consultivo e independiente, similar al que existe en Francia.

Además, la Comisión de Industria del Congreso reclamó en abril, por unanimidad, una nueva Estrategia Integral para la Transformación Digital de España. El Congreso se comprometió a promover la creación de una subcomisión parlamentaria en la que estudiar medidas para desarrollar la industria 4.0. El acuerdo defiende la aprobación de una Agenda Digital 2020, la creación de un nuevo Consejo Nacional para la Transformación Digital y un Observatorio Digital que vigile transparentemente el proceso.

Lamentablemente, en los programas electorales de las pasadas elecciones, la retórica escondía algunas miopías e incapacidades notables, aunque el partido que ganó las elecciones afirmaba con rotundidad, en contradicción con lo que ha sido su política en la legislatura pasada, que “la economía digital va a ser el eje del crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la competitividad en el futuro”.

Pero no hay prioridad política sin liderazgo y poder. ¿Por qué no una Autoridad Digital, con rango de vicepresidencia, como ya sucede en otras Administraciones? La complejidad y alcance del reto requiere de un organismo que diseñe, ejecute y dé seguimiento a las iniciativas tecnológicas y las medidas para el desarrollo del ecosistema digital. En pleno proceso de negociaciones políticas para la gobernabilidad,me parece que sería interesante y pertinente reflexionar sobre la conveniencia de que el futuro Gobierno, contemple una Autoridad Digital que sea capaz de coordinar todas las propuestas del entorno digital.

Una Autoridad para liderar una política pública potente; impulsar una alianza público-privada a fondo; explorar la tecnopolítica; acelerar las prácticas de open data; y promover una movilización social y cultural por la tecnología al servicio de nuestra sociedad y que promueva el acceso a internet como un derecho universal, tal y como el pasado 27 de junio adoptaba el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Este liderazgo cohesionador, movilizador e inspirador, debe emerger de entre la sociedad civil y la cultura empresarial. En Estados Unidos, por ejemplo, Megan Smith, la primera mujer en ser nombrada CTO (Jefa de Tecnología) del Gobierno, era —antes de aceptar el reto del presidente Obama— una de las vicepresidentas de Google, además de atesorar una larga trayectoria como activista social y emprendedora tecnológica. Barack Obama, al ofrecerle el cargo, le pidió: «utilizar el poder de los datos, la innovación y la tecnología para ayudar a los americanos».

El próximo Gobierno es clave para el futuro digital de España. Es imprescindible que las negociaciones se centren en las políticas. Y que otorguen prioridad a la cuestión digital. España necesita un Gobierno, sí. Pero lo que resulta prioritario es que se gobierne para afrontar los retos y los desafíos. Y de entre todos ellos, el de la economía y la cultura digital es decisivo. Necesitamos un presidente, sí. Pero es urgente —más que nunca— una vicepresidencia digital para alinear el presente con el futuro.

Fuente original: CincoDías

0 Continue Reading →