Con la presencia de más de 700 expertos internacionales de alto nivel, ministros, alcaldes y funcionarios latinoamericanos, se celebró la Conferencia Ciudades con Futuro de CAF – Banco de Desarrollo de América Latina en la que se debatieron los desafíos de convertir a las ciudades en los principales motores de crecimiento económico e inclusión social en América Latina.

El encuentro tuvo lugar en Lima, Perú, durante los días 2 y 3 de noviembre, y contó con la participación de destacados especialistas en desarrollo sostenible, políticas públicas, innovación, movilidad, economía urbana y medio ambiente.

 

“Para ganar la batalla contra la desigualdad, se requiere un pacto por la productividad que nos permita sostener las mejoras sociales de las últimas décadas. Esa lucha, por el crecimiento y la innovación, la damos en las ciudades. Por eso desde CAF queremos trabajar de la mano con los alcaldes en la búsqueda de ciudades más productivas, inclusivas y resilientes”, exhortó el presidente del Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza, ante los 32 alcaldes presentes en el auditorio destacando la importancia de crecer más ordenadamente, reduciendo las brechas de acceso y coordinando políticas urbanas que faciliten los accesos a la ciudad.

“Son 110 millones de personas viviendo en condiciones de precariedad y los más pobres son los que más pagan los costos de congestión”, dijo Carranza haciendo referencia a la baja calidad de los servicios públicos y los impactos negativos en el clima de la región. “El reto es enorme. La desigualdad y la productividad son esenciales”, subrayó.

CAF considera a las ciudades como el principal motor del desarrollo y riqueza económica de la región. Sin embargo, la accesibilidad urbana como medida de bienestar de sus habitantes exige un trabajo de articulación de gobiernos y sectores público-privados. En este sentido, la disertación a cargo de Pablo Sanguinetti, Economista de CAF, fundamentó La importancia de las ciudades latinoamericanas en el desarrollo a través de los resultados del nuevo Reporte de Economía y Desarrollo (RED 2017) de CAF.

“La palabra clave es la accesibilidad y esto se logra equilibrando el balance entre las ganancias de aglomeración y los costos de congestión. Una política urbana bien pensada ocurre cuando aumenta la economía de aglomeración pero reduciendo los costos de congestión. Estamos refiriéndonos a la generación de empleos, la movilidad y los accesos al espacio público y servicios básicos, facilitando la localización de empresas y de hogares”, resumió Sanguinetti.

Desde esta perspectiva integral y teniendo en cuenta que las urbes latinoamericanas concentran el 80% de la población y el 65% del producto interno bruto (PIB) el mayor reto que se presenta para los gobiernos es promover la productividad. Este fue uno los ejes centrales que marcó el ritmo de las exposiciones así como también la necesidad de cooperar e integrar acciones público-públicas orientadas a generar mayor valor agregado, y más oportunidades económicas puesto que en la mayoría de ciudades latinoamericanas aún estamos muy rezagados de los niveles de desarrollo registrados en las economías más avanzadas.

En el Reporte titulado “Crecimiento urbano y acceso a oportunidades: un desafío para América Latina”, se considera que es posible revertir esta situación y aprovechar los beneficios económicos de la urbanización, en una región donde 8 de cada 10 habitantes vive en ciudades. Para ello, será necesario incidir en tres dimensiones:

  • El uso del suelo, que establece dónde se localizan las empresas y las familias en una ciudad
  • El mercado residencial, que determina la calidad de las viviendas, así como su disponibilidad y precio
  • La oferta e infraestructura de transporte, que define cómo se mueven las personas y las mercancías en el interior de la ciudad.

 

Estas dimensiones, articuladas eficientemente a través de políticas públicas coordinadas a nivel territorial y sectorial en el ámbito metropolitano, deberían contribuir a facilitar el acceso a oportunidades económicas de las ciudades y, paralelamente, a mejorar su competitividad.

Otro de los conceptos que ilustran las principales preocupaciones de los líderes latinoamericanos que se dieron cita en la Conferencia es el de resiliencia, conectado especialmente con el de inclusión social. En ese marco el Vicepresidente de Desarrollo Social de CAF, José Carrera, se refirió a los desastres naturales que están ocurriendo en la región, yen la necesidad de trabajar en fortalecer las infraestructuras y proteger el patrimonio de las personas. Carrera hizo hincapié en el problema de la exclusión social como uno del elementos más duros y críticos de América Latina, “la región más desigual del planeta”.

 

La tecnología: un factor transversal de las políticas de competitividad

Julián Suárez, Vicepresidente de Infraestructura de CAF, explicó los cuatro factores que están influyendo en el retraso que muestra la región en materia de infraestructura  a partir de la culminación de un proceso en el que el precio de las materias primas dejó de ser un factor de crecimiento. Sobre la base de recientes investigaciones, como el Observatorio Ecosistema Digital y el estudio Eliminación de barreras al despliegue de banda ancha en ciudades, se ha llegado a la conclusión de que “las necesidades de inversión en infraestructura física en América Latina son del orden de los 250 a 300 mil millones de dólares adicionales a lo que actualmente se invierte”.

En este sentido, Suárez pronosticó que los umbrales de crecimiento de la región serán muy bajos y es por ello que debemos pensar agendas con eje en la infraestructura. Nuestros estudios nos revelan que con sólo incrementar la penetración del 10 por ciento en banda ancha se generará un incremento del PBI el 0.75 %. Necesariamente tenemos que trabajar en el desafío de volver a las bases de la provisión de infraestructura, y en particular, en la compartición de infraestructuras. El metro de Quito y la construcción de carretera en Bolivia muestran que podemos aprovechar estas infraestructuras para desplegar redes de fibra óptica y con ello aumentar la competitividad”. 

Suárez detalló estos conceptos durante el panel La ciudad interconectada: la tecnología a favor de la transformación e inclusión social que, con la Introducción de Mauricio Agudelo, Especialista en TIC de CAF, se hizo foco en la importancia estratégica de los procesos de transformación digital como articuladores de las políticas, mejora de la calidad de vida de la ciudadanía y acceso a servicios digitales de la administración pública”.

Por su parte, la presidenta de Fundación PuntoGov, Sabrina Díaz Rato, resaltó la importancia de considerar la tecnología como un factor transversal de las políticas públicas. “La tecnología ha dejado de ser simplemente un medio para convertirse en un componente estratégico que promueve la innovación, crea nuevos negocios, eleva el PBI de las ciudades, con efectos directos sobre la calidad educativa, la productividad, el acceso a la vivienda, el transporte, la salud y el trabajo. El desafío que tenemos es enorme y la agenda de la conectividad es un elemento central que nos ayudará a reducir las brechas sociales en América latina”.

“Latinoamérica está rezagada 50 años en materia de infraestructura física. Hoy no nos podemos permitir que nos pase lo mismo con las infraestructuras digitales. Tenemos que dar el salto y sabemos como darlo”, concluyó Pedro Uribe, ex gerente para América latina y Caribe de Microsoft al finalizar el panel.

 

Acceder a todas las conferencias aquí > https://www.caf.com/ciudades-con-futuro